Oct 10, 2018

WearHealth aplica la inteligencia artificial y el internet de las cosas a la prevención de riesgos laborales

logo-wearhealth

WearHealth Plataforma para la aplicación de la inteligencia artificial y el internet de las cosas a la salud laboral.

  • 150.000 euros es el capital social de la firma aportado por diferentes inversores.
  • 200.000 euros es la facturación prevista
    para 2018.
  • 1 millón de euros necesitan para invertir en I+D y ampliar la gama de
    productos.

Esteban Bayro Kaiser en la sede de WearHealth en Bremen, Alemania. :: E. C.Esteban Bayro Kaiser en la sede de WearHealth en Bremen, Alemania. :: E. C.

La “startup” alemana emplea dispositivos como relojes o camisetas inteligentes para monitorizar la salud de los trabajadores

La irrupción de las nuevas tecnologías en las fábricas ha puesto en marcha una revolución que no sólo llega a los procesos productivos; también tiene aplicaciones en la prevención de riesgos laborales. La capacidad de captar todo tipo de datos y transformarlos inmediatamente en información útil puede servir, por ejemplo, para evaluar la probabilidad de que un operario sufra un infarto o un golpe de calor. “El siguiente paso es el trabajador conectado, el Worker 4.0”, subraya Esteban Bayro Kaiser, uno de los socios fundadores y consejero delegado de la “startup” WearHealth, especializada en la aplicación del intenet de las cosas y la analítica de datos a la seguridad laboral.
La firma tiene su origen en la Universidad alemana de Bremen, en cuyo Instituto de Inteligencia Artificial se formaban tanto Bayro Kaiser como su socio, Stefanos Trialonis, y en el que ya se trabajaba desde hace diez años en el desarrollo de aplicaciones y dispositivos que ayudaran a monitorizar la salud. En concreto, estudiaban el control de pacientes con enfermedades pulmonares o renales crónicas a través de dispositivos “wearables”. Es decir, “vestibles”, que se pueden incorporar a nuestra ropa o complementos. Desde el “smartphone” a pulseras y relojes igualmente conectados a internet o camisetas dotadas de sensores que miden, por ejemplo, nuestra frecuencia cardiaca o la temperatura corporal.

Las claves

Del campus a la fábrica
La firma nació a partir de aplicaciones desarrolladas en la Universidad alemana de Bremen
Siempre alerta
Los dispositivos ‘wearables’ pueden calcular en tiempo real la probabilidad de sufrir un infarto o un golpe de calor

A partir de ahí, en 2015 Bayro Kaiser y Trialonis pensaron en crear una plataforma que, aprovechando la receptividad de la industria a las nuevas tecnologías, permitiera trasladar esas innovaciones al ámbito de la salud en las fábricas. “Hoy la mayoría de las empresas son ya conscientes de los beneficios de la Industria 4.0 en todos los ámbitos de su actividad, desde la gestión de proveedores a la productividad de cada máquina. Pero no lo son tanto de cómo la inteligencia artificial y el internet de las cosas también puede hacerles un gran servicio velando por las condiciones en que los trabajadores realizan sus tareas; y que mejorando éstas en tiempo real, se previenen accidentes. Además, al garantizar el bienestar de las personas también se incrementa la propia productividad de la empresa, se reducen costes y se mejora el prestigio”, explican.
Hoy los algoritmos desarrollados por WearHealth pueden, en función de las especificaciones de cada puesto de trabajo, indicar el nivel de estrés o fatiga de un operario o incluso señalar si éste adopta una mala postura al realizar su trabajo o sufre un accidente o un desfallecimiento. “Aquí todos nos hemos tirado por los suelos para enseñar al sistema a identificar caídas”, ríen los promotores. Estas alertas pueden enviarse al propio trabajador; una simple vibración del dispositivo puede servir para reclamar su atención cada vez que se agache ignorando la ergonomía, por ejemplo. Pero también pueden remitirse a los servicios médicos de la empresa, que podrán así recopilar datos con los que identificar patrones y averiguar qué tareas o circunstancias son las más peligrosas y aplicar las medidas de prevención adecuadas.
La firma busca ahora desarrollar nuevas funcionalidades con que incrementar su gama de productos. Para lograr la financiación necesaria para emprender estas tareas, acudirá los días 16 y 17 a B-Venture, el mayor evento de financiación para “startups” del norte de España. El encuentro está organizado por EL CORREO con el patrocinio del Gobierno vasco, la Diputación foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao, así como con la colaboración de Elkargi, Telefónica, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank y la Universidad de Deusto.

Seleccionada por BIND 4.0

Los promotores de WearHealth reconocen que antes de decantarse por las empresas industriales estudiaron la posibilidad de ofrecer su tecnología a aseguradoras y hospitales, pero después asumieron que sus servicios eran especialmente útiles para trabajadores que aún realizan muchas tareas manualmente.
Hoy, la firma ya trabaja en industrias de Alemania, Francia y España. En el País Vasco participó en la edición del año pasado de BIND 4.0, el programa de aceleración
de ‘startups’ de la Spri que facilita a empresas emergentes desarrollar proyectos para firmas líderes en sus respectivas áreas de actividad. En su caso, fueron
dos gigantes del sector automovilístico quienes se interesaron por sus servicios: Mercedes Benz y Bridgestone.