May 20, 2019

b-venture-kgdG-U80116491881fNI-624x385@El Correo

B-Venture, el mayor evento para ‘startups’ del norte de España, abre el plazo de inscripción de su cuarta edición, que se celebrará en octubre

Desde hace unos años lo que siempre había sido una empresa emergente, es decir, un negocio que acaba de echar a andar, se llama ‘startup’. Más aún si pretende desarrollar alguna actividad directamente vinculada con el desarrollo de alguna tecnología. Cosas del lenguaje. Lo que no cambia son las claves para pisar fuerte en el esos primeros pasos: producto, organización, financiación y promoción. Las dos primeras las ponen los propios promotores, los padres de la idea. Las otras dos suelen depender de la confianza que el proyecto despierte en terceros. Terceros que quedan un poco más cerca, a los que es más fácil presentar una propuesta, de la mano de B-Venture, una cita que en sus tres ediciones anteriores ha facilitado a las 72 empresas participantes los contactos y la visibilidad necesarios para el desarrollo de sus proyectos.

El encuentro, organizado por EL CORREO y consolidado ya como el mayor evento de emprendimiento y ‘startups’ del norte de España, se reeditará los días 29 y 30 de octubre en el Palacio Euskalduna, y ya ha abierto su plazo de inscripción. Los promotores interesados en difundir sus proyectos en este foro podrán presentar su solicitud hasta el próximo 30 de junio.

En años anteriores, más de 300 ‘startups’ han mostrado su interés por disfrutar de esta ocasión para mostrar sus propuestas ante potenciales inversores internacionales tanto públicos como privados, que en 2018 superaron el medio centenar. Y este año no serán menos.

Los patrocinadores del evento –Gobierno vasco, Diputación de Bizkaia y Ayuntamiento de Bilbao, con la colaboración de Elkargi, BStartup de Banco Sabadell, BBK, Laboral Kutxa, CaixaBank y Universidad de Deusto– volverán a convocar a representantes de fondos de capital riesgo, entidades financieras, ‘business angels’ o incluso inversores particulares, pero también a ‘ojeadores’ de aceleradoras y multinacionales en busca de nuevos talentos. Junto a ellos también asistirán representantes de grandes empresas interesadas en contratar nuevos servicios a empresas innovadoras o incluso establecer sinergias con ellas.

Nuevos contactos

«Desde nuestra participación, el año pasado, hemos cerrado una ronda de financiación de 232.500 euros que destinaremos al desarrollo de producto», explica David Goikoetxea, cofundador de Goaz, una red social que anima a los viajeros a compartir experiencias. Para esta ‘startup’ donostiarra lo fundamental de eventos como B-Venture es que «siempre abren muchas puertas». «Con esa financiación entran nuevos socios que, a su vez, cuentan con sus propias redes de contactos. Esto multiplica nuestras posibilidades de lograr visibilidad y acceder a otros fondos», asegura.

«Para nosotros fue todo un espaldarazo. Es evidente que hay grandes corporaciones y fondos de inversión que envían cazatalentos a estos eventos. Es gente que tiene los medios para ayudarte pero a la que es muy difícil acceder», subraya Taig Mac Carthy, uno de los cinco jovencísimos fundadores de Gik Live!, firma que desde 2015 vende su vino azul en más de una veintena de países. Lo dice por propia experiencia. Esta ‘startup’ nacida en el vivero de empresas de la UPV en Portugalete acaba de ser adquirida por una distribuidora china, un grupo con presencia internacional «y una fuerza de ventas que nosotros no hubiéramos dado a la marca por nuestros propios medios».

La suya fue una de las firmas participantes en la última edición que ya tenían un producto reconocido y un mercado asentado, pero en el evento tienen cabida todas las empresas innovadoras. No importa si están recién constituidas o si, tras años de actividad, buscan financiación para lanzar nuevos productos o ampliar mercado.

Tampoco importa en qué sector trabajen. De hecho, la diversidad de propuestas que cada año llegan a B-Venture evidencian lo variado que es el entramado de las ‘startups’. Por el escenario del Euskalduna han pasado firmas estrechamente vinculadas a la Industria 4.0 con desarrollos que hace bien poco eran de pura ciencia ficción junto a otras que digitalizan actividades tradicionales. Para participar sólo hace falta que demuestren su potencial al comité de expertos que analizará las propuestas hasta seleccionar las de mayor valor añadido. En años anteriores, el alto nivel de las firmas que llegaron a la fase de selección, les obligó a ampliar la participación prevista, que pasó de 20 a 24 ‘startups’.

Formación gratuita

A los promotores de estas B-Venture además les ofrece formación gratuita en la Universidad de Deusto sobre aspectos legales, económicos o de márketing junto al asesoramiento personalizado por parte de inversores o empresario seleccionado por la organización. Este servicio de mentoring es uno de los aspectos de su paso por el foro que más valoran los participantes.

Por último, está la facilidad para crear redes de colaboración o sinergias tanto con otras firmas seleccionadas como con las que durante los días 29 al 30 de octubre asistan al foro se multiplica gracias a la instalación en el hall del Euskalduna de una miniferia en la que cada ‘startup’ contará con un propio ‘stand’. Además, para potenciar el establecimiento de contactos, ya sea entre los propios emprendedores o entre estos y los asistentes, la organización pone a su disposición una aplicación de ‘matchmaking’ con la que el año pasado se cerraron más de 300 reuniones. Y, aquí, cada reunión es una oportunidad de hacer negocio.

 

b-venture2-kgdG--532x325@El Correo

Un evento abierto al público y a otras empresas

Además de dar la oportunidad de escuchar las refrescantes ideas de los promotores de las ‘startups’ participantes, la cita en el Euskadulna también brinda al público y empresas que busquen nuevos enfoques una ocasión única para escuchar a emprendedores que ya han logrado sacar adelante sus proyectos o que han sido fundamentales en el lanzamiento de negocios hoy exitosos. Algunos son auténticas referencias en el ecosistema emprendedor, como Gerard Olivé, cofundador de Wallapop, Glovo o Cornerjob, y otros, como José Galíndez, cofundador de Solarpack, ofrecerán un punto de vista más local.