Oct 08, 2019
Borja Seijo, Rubén Mella y Adrián Rodríguez, de pie, junto a Roberto Luquero y José Senande. / JORGE GRANA
Borja Seijo, Rubén Mella y Adrián Rodríguez, de pie, junto a Roberto Luquero y José Senande. / JORGE GRANA

La ‘startup’ gallega facilita a los pequeños productores beneficiarse del uso de las nuevas tecnologías a través de solo un ‘smartphone’

Según la mitología egipcia, Osiris fue el inventor de la agricultura. Tenía además otras ocupaciones, alguna de ellas pelín siniestra, pero lo que hoy nos interesa es que de su voluntad dependían las crecidas del Nilo y, por tanto, la fertilidad de los campos. Vamos, que era quien programaba los cultivos. Por eso cuando José Senande, Borja Seijo, Adrián Rodríguez y Rubén Mella pensaron cómo bautizar la aplicación con que su ‘startup’ quiere ayudar a los pequeños agricultores a gestionar sus explotaciones, decidieron hacer un guiño a la deidad colando en su nombre el acrónimo de los sistemas de información geográfica.

El resultado es oSIGris, una sonora denominación para una herramienta informática gratuita que permite a los pequeños productores digitalizar su cuaderno de campo, el registro obligatorio en el que deben detallar los tratamientos realizados en cada explotación agrícola.

La idea inicial la tuvo Senande en el máster en geoinformática de la Universidad de A Coruña. Un día le plantearon cómo utilizar un GPS para calcular los kilos de marisco recolectados por una mariscadora durante un día de trabajo, un enunciado que a él, con familia en el oficio, le pareció que no tenía mucho recorrido en la práctica. «Aunque sepamos dónde está la mariscadora en cada momento, ese dato no sirve para adelantar cuántos kilos podrá coger porque algunos mariscos, como la almeja o el berberecho, se mueven», explica. La geolocalización, pensó, tendría más aplicaciones «con algo que no se moviera». Quizá sirviera, por ejemplo, para controlar cultivos y avisar de que un olivo, una cepa o un árbol frutal concreto está enfermo.

Aquel pensamiento fue echando raíces, y para terminar de darle forma acudió a «un compañero de carrera en Topografía; otro de piso, que hizo Ingeniería Civil; y, como necesitábamos un informático, a un amigo de un amigo», ríe. «Después de investigar mucho, vimos que el mercado de la agricultura de precisión estaba muy saturado. Por un lado, porque ya hay muchas empresas que trabajan en la aplicación en el campo de los sensores y los drones; y, por otro, porque hay muy poco público para esos desarrollos. Sólo tienen acceso a ellos los grandes productores. En cambio, el 75%, los agricultores que poseen un superficie inferior a las diez hectáreas, no disponen de ninguna ayuda informática y decidimos que ese debía ser el nicho en el que nos teníamos que centrar», resume.

Todos estos agricultores están obligados a contar con un cuaderno de campo y tienen además un sinfín de anotaciones propias sobre su trabajo diario. Pero cada cual lo lleva un poco a su aire o a través de algún gestor, de modo que muchos agradecerían disponer de un modelo o patrón que homologara la forma en que hay que registrar la información. Y lo hiciera además tan fácilmente como para ocuparse ellos mismos de cada nuevo registro.

Pero hay un problema. La edad media de esos pequeños agricultores no les señala precisamente como el colectivo más propicio al uso de las nuevas tecnologías. Salvo una excepción: el ‘smartphone’. De modo que lo que debían intentar era crear una herramienta perfectamente manejable desde el móvil. «Quizá en un primer momento necesiten ayuda de sus hijos o nietos, pero es que muchas veces ya son esos los que pasan a limpio los apuntes en papel que hace el agricultor. Si lográbamos que crear y actualizar en dos clicks el cuaderno a través de la app fuera realmente fácil, además de gratuito, al final lo verían como algo que merece la pena aprender a usar», insisten los fundadores de oSIGris.

 

Crear el perfil y listo

Así, una vez descargada la aplicación, lo primero que los usuarios deben hacer es crear su ‘perfil’. Es decir, dar la descripción de cada una de las fincas que quieren gestionar y los medios con que cuentan. «Resulta un poco latoso, pero sólo hay que hacerlo una vez. Una vez creada la maqueta,y si no cambian las características fundamentales, sirve para todos los años», señalan sus autores.

Para los agricultores el uso de la app es gratuito. La fuente de ingresos para la firma vendría de las cooperativas en las que muchos de estos pequeños productores están asociados y donde agradecerían que la información de cada uno de ellos les llegara de una manera fácil de estandarizar. Les serviría además para cruzar datos y generar informaciones nuevas o datos estadísticos, y les proporcionaría un canal de comunicación con todos sus miembros mucho más profesional que los grupos de Facebook o WhatsApp que algunas emplean hoy.

Actualmente ya tiene un millar de usuarios en Galicia y cuenta con Bodegas Martín Códax y Kiwi Atlántico como mentores. Sus promotores participarán el 29 y 30 de octubre en la cuarta edición de B-Venture, el mayor evento de ‘startups’ del norte de España. El encuentro, organizado por EL CORREO, contará con el patrocinio del Gobierno vasco, SPRI, la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao; y la colaboración de Telefónica, Puerto de Bilbao, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank, BBK, Elkargi y la Universidad de Deusto.

Avisos de plagas y enfermedades

Una de las cosas de la app que más gusta a sus propios creadores es la posibilidad que ofrece de conectar a los agricultores para que puedan activar alarmas sobre la llegada de plagas y enfermedades peligrosas para sus cultivos. «La información es anónima, sólo nosotros sabemos de quién parte, pero el sistema avisará automáticamente a todos los usuarios en un radio de hasta diez kilómetros. Hemos pensado que si además de ser una herramienta de gestión particular la plataforma tenía un vertiente colaborativa, podría ser un buen instrumento de prevención», explican. Más adelante incluso podrá emplearse para comunicar mensajes de expertos en torno a la plaga sobre la que se active el aviso.

  • oSIGRIS ¿Qué es? Aplicación móvil para digitalizar la gestión de los cultivos y compartir información.
  • 80.000
    euros es la facturación prevista para el próximo ejercicio, el primero completo con la app disponible.
  • 50.000
    euros es su capital social, que ha sido aportado por los cuatro socios fundadores.
  • 350.000

    euros es el capital que estiman necesario para iniciar el marketing nacional.