Oct 29, 2019

El mayor foro de ‘startups’ del norte de España, organizado por EL CORREO, reúne en su cuarta edición a un centenar de empresas emergentes que abarcan «desde temas trascendentes hasta la parte más ligera de la vida»

Unos tienen la idea y unas ganas locas de sacarla adelante, pero les faltan los fondos que les permitan transformar su inspiración y su empuje en un negocio de éxito. Otros cuentan precisamente con dinero y andan buscando ese chispazo de creatividad empresarial que logra identificar necesidades de nuestra sociedad y encontrarles una solución efectiva. Lo único que falta a veces para redondear este panorama es un intermediario que ponga en contacto a los primeros con los segundos: con ese propósito de tender puentes nació B-Venture, el mayor evento de ‘startups’ del norte de España, cuya cuarta edición se celebra hoy y mañana en el Palacio Euskalduna. Es un foro más grande que nunca, con la presencia de un centenar de empresas emergentes y de más de sesenta corporaciones y fondos de inversión en busca de talento.

«Cada año somos capaces de ayudar a más gente», resumió en la intervención de apertura el director general de EL CORREO, Iñigo Barrenechea, que explicó los motivos que llevan al periódico a organizar este encuentro anual: «Queremos participar en la dinamización de la sociedad», ha dicho. Las ideas «originales, atrevidas, inteligentes y útiles» que dan sustancia a esta edición abarcan «desde temas muy trascendentes, como la salud, hasta la parte más ligera de la vida», destacó. «De aquí saldrán ideas, contactos, iniciativas y proyectos. Espero que para muchos sea un punto de inflexión. Aquí, estos dos días, van a pasar cosas».

La viceconsejera de Tecnología, Innovación y Competitividad del Gobierno vasco, Estíbaliz Hernáez, elogió «la labor de las personas emprendedoras, que generan empresas, empleo y, en definitiva, bienestar» y recordó que en la web del ecosistema vasco de emprendimiento (upeuskadi.spri.eus) ya se han dado de alta casi doscientas ‘startups’. La diputada foral de Promoción Económica, Ainara Basurko, se refirió a B-Venture como «un foro ineludible» que permite «materializar algunos contactos en inversión, otros en colaboraciones puntuales y otros en relaciones comerciales», con el efecto de robustecer el tejido económico: «Tenemos ecosistema suficiente para absorber, apoyar y abarcar mucho más», animó. Finalmente el concejal de Desarrollo Económico, Xabier Ochandiano, ha centrado su discurso en «tres ideas muy concretas: Zorrozaurre, Zorrozaurre y Zorrozaurre», ya que «lo que definamos este año y el próximo va a determinar el futuro de la isla, el primer gran parque tecnológico urbano de Euskadi».

Los discursos de los representantes institucionales sirvieron de pistoletazo de salida para un completo programa de conferencias, charlas y talleres que ha arrancado con Gerard Olivé, confundador de Antai Venture Builder, la sociedad que dio el empujón a Wallapop o Glovo. Más de cincuenta expertos en talento y emprendimiento pasarán por el estrado para exponer las conclusiones a las que les ha llevado su trayectoria. Y, mientras tanto, en el atrio empezaron a «pasar cosas», ya que desde primera hora se produjeron esos contactos que son la esencia de B-Venture, que cuenta con el patrocinio del Gobierno vasco, SPRI, la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao y la colaboración de Telefónica, Puerto de Bilbao, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank, BBK, Elkargi y la Universidad de Deusto.

Trilobites y galletas

El área de ‘networking’ bullía de actividad: a través de la plataforma informática para concertar entrevistas se habían cerrado ya, antes del inicio del evento, más de cuatrocientas reuniones. En la zona de expositores, los impulsores del centenar de ‘startups’ trataban de atraer el interés hacia sus proyectos, fuesen biopsias líquidas para detectar el cáncer o algoritmos que permiten mejorar el rendimiento en el videojuego ‘League Of Legends’. Sus campos de acción abarcan desde lo más abstracto hasta lo más concreto, con extremos tan tangibles como los fósiles y minerales que los geólogos de Ekobideak han alineado en su ‘stand’: un trilobites, un amonites, una muestra de caliza ‘rojo Ereño’, un cristal de sal gema… «Aquí, nosotros somos los analógicos», bromeaban Bárbara Casas y Josu Gandiaga, que promueven salidas turísticas diferentes, con atención al suelo que pisamos: ya que estamos en el Palacio Euskalduna, recuerdan a su interlocutor el origen volcánico del granito empleado en su construcción.

Cada expositor cuenta con una pizarra en la que sintetizar, con una frase o un dibujo afortunados, la columna vertebral de su iniciativa: big data, movilidad sostenible, innovación para el desarrollo, gestión integral, educación ambiental, «tenemos galletas de chocolate, preguntar por Toño»… El último, de evidente atractivo, corresponde a Send2Me, un proyecto coruñés de ‘lockers’ para recibir pedidos sin estar en casa. Sus representantes, Toño Fraga y Javi Nogueira, estaban listos para atender a ‘business angels’, ojeadores y todo el que pasara por allí. «¡Esperemos que tengan hambre!».